LA REVISTA VINUM REALIZA UN REPORTAJE DE LOS VINOS DE CANGAS DEL NARCEA, EN EL QUE BODEGAS OBANCA DESTACA CON SUS VINOS Y SU TRAYECTORIA DENTRO DEL MUNDO DEL VINO DE CANGAS

logosuprojo

En el último número de la revista Vinum se ha incluido un amplio reportaje de Bartolomé Sanchez, sobre el Vino de Calidad de Cangas del Narcea.

Parte del artículo se incluye a continuación.

1

Todo el mundo conoce, o al menos ha oído hablar, de la lujuriosa naturaleza asturiana, el esplendor de sus profundos valles, su fauna salvaje, de su mar indomable, de la riqueza gastronómica, de sus extraordinarios quesos o su famosa y singular sidra. Mas cuando alguien menciona sus vinos es tan sólo para valorarlos de pasada, como mera anécdota, ignorantes, quizá, de que en la parte más escondida del Principado, en la cuenca minera del valle de Cangas del Narcea, el vino vuelve a despertar ilusiones a los esforzados viticultores de aquellos montes y laderas vertiginosas.

Estos valles asturianos poseen una naturaleza exuberante, un microclima especial que hace de sus inclinadas laderas un ambiente casi mediterráneo. Aprovechando esa peculiaridad, los paisanos ya hacían vino en tiempos prerromanos, aunque solo quede constancia escrita de ello en el siglo IX. La fundación del Monasterio de San Juan Bautista de Corias, por los monjes benedictinos, a comienzos del siglo XI, impulsó definitivamente el cultivo de la vid, lo que ejerció sobre la población y el entorno una gran trascendencia. Llegó a tener casi dos mil hectáreas de viña hasta bien entrado el siglo XX, cuando la minería cambió para siempre la faz de aquella tierra y la mentalidad de su gente. En sus terrazas de imposible laboreo la viña daba lo justo para vivir, mientras la mina transformaba la economía y el aspecto físico de los pueblos, y el dinero corría más abundante que el agua de sus numerosas torrenteras.
Al final del ciclo minero, la vida retorna a la normalidad, o a la monotonía, según se mire, las minas se cierran, los puestos de trabajo se esfuman, y se vuelve a mirar con cariño al campo, cuando no se inicia un goteo incesante de emigración a las ciudades. Es a partir de entonces cuando esforzados paisanos vuelven a cuidar sus pizarrosos majuelos y a basar en ellos sus esperanzas perdidas. El vino, como ya ha pasado en otros lugares, puede ser el revulsivo que necesita la comarca. El vino, nuevamente, como sustento de vida.

2

Creer en sus propias fuerzas

Así lo intuyeron unos cuantos viticultores de la comarca, dispuestos a elevar a la calidad del vino salido de aquellos valles, ilusión que mantienen intacta desde hace una decena de años. Como la familia Marcos, que ha apostado decididamente por los varietales autóctonos. Son tres hermanos, unos de los que batallan diariamente por elevar el vino asturiano al lugar que le corresponde. En su bodega, situada en un alto llamado Obanca, los tres hermanos Isaac, Carlos y David, dirigidos por José, el padre, disfrutan de la vista relajante sobre Cangas y el valle, un lugar que bien podría cumplir su función como mirador o restaurante , si bien el entusiasmo de sus propietarios por el vino anula cualquier tentación de cambio. La verdad es que su esfuerzo ha sido pagado con creces, con vinos de calidad, sobre todo el llamado Castro de Limes, elaborado con la uva de sus viñas de la variedad Carrasquín.


…Pero, ¿realmente se puede soñar con un vino asturiano que marque la diferencia? Sí, si se analizan los diversos trabajos a los que hay que enfrentarse, como el difícil y pizarroso terruño, un microclima especial, en el que puede sin duda prosperar un viñedo al borde de lo posible, benigno, aunque no en exceso, con bastante menos pluviometría que en el resto del Principado, más horas de sol, y, sobre todo, sus variedades únicas, tanto blancas como tintas, raras y con personalidad, guardadas durante siglos en sus valles abrigados. Sin duda se debe trabajar para que todo este potencial prospere, prevalezca y entusiasme al público.

No solo hay vino en la comarca de Cangas. La zona es espectacular, no solo por la belleza del entorno, sino también por su alto valor ecológico. En los alrededores se encuentra el Parque Natural de las Fuentes del Narcea e Ibias, una de las mayores reservas forestales de Europa, y la Reserva Biológica de Muniellos. Existen rutas para poder visitar el parque. Y, por supuesto, una ruta del vino. 

Asturias. Soñar es Posible

Desde que se constituyó la junta que precede a la Indicación Geográfica Vino de la Tierra de Cangas, los vinos controlados por ella han dado un gran salto de calidad. Y es que el control que ejerce dicha junta sobre los viticultores y las bodegas, iguala, si no excede, en algunos aspectos a las denominaciones de origen. Los resultados son muy esperanzadores. 4

Los resultados de la cata realizada por Bartolomé Sanchez a uno de los vinos de Bodegas Obanca son los siguientes:

Castro de Limés 2005 (PUNTUACIÓN 16)

Expresión pura de una uva de la tierra, la Carrasquín. Aromas de frutillos rojos, monte bajo, limpio, armonioso. Tanino fundido y excelente equilibrio, largo y aromático.

images

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s